lunes, 28 de febrero de 2011

No soy tu dueña


No soy tu dueña
ni tú mi perro
no vendo, ni expido permisos
ni quiero hacerlo.

El mundo es ancho
aunque aveces lo siento extrecho
y aunque parece larga,
la vida se consume
un incienso enorme
que al final se apaga.

No soy tu perra
ni tú mi dueño
no doy, ni invento explicaciones
ni quiero hacerlo.

Quiero fumarme los días
y vivir mis mil gatunas vidas,
descubrir los lados de la luna
aorillarme en cada sonrisa
rejuvenecer al mediodía
con todos, con todas
compartir esta gran pipa.

No busco atar a nadie
ni tampoco que me aten
buscar un estado intermedio
está en querer hacerlo.

No hablo de sexo sin conversación
no hablo de esconderme en una relación
no hablo de vivir mentiras al portador
no hablo de saberme olvidada en un rincón
no hablo de esquivar las caricias
no hablo de fingidas indiferencias

Estoy hablando de querernos libres
de saborearnos y sabernos libres
Yo no soy tu perra...
ni tú mi perro.



A pesar de que la sociedad nos empuja al descariño libre o al amor obsesivo controlado.
Nunca me gustaron los lados extremos,adoro la amplia gama de grises.

3 comentarios:

  1. Olé.
    Gran verdad. Gran sentimiento.
    Excelente fotografía, por cierto.

    ResponderEliminar
  2. ^___^ así me gusta!! que derribes las etiquetas sociales!!!
    Aunque soy la primera que me gusta etiquetarme cuando significa
    quererme definir un estado que presento en el presente,... fíjate
    que también he sido de, descocarme, pues era lo que sentía.

    Como ya dije por el FB, me gusta mucho dicha fotografía!!

    ResponderEliminar