jueves, 24 de diciembre de 2009

De mentir y cosas de esas


Liar, liar liar...



Es curioso el poco valor que le damos a la verdad. Las mentiras... a diario se justifican todo tipo de mentiras. Que si son mentiras para no hacer daño, para esto, para lo otro.

En qué momento, si aveces mentimos, y aveces decimos la verdad... una persona que nos conoce y que sabe que no es 100% fiable lo que decimos puede asegurar que es verdad y que no es una de esas mentirijillas para no hacer daño? Es decir, con peñas fisuras al muro que conforma la confianza, la confianza de que lo que te digo es cierto, se va resquebrajando, y ya no tiene esa solidez de poder afirmar: Yo no miento.

Dijéramos que para mí la verdad, decir la verdad es como un mérito propio, y mentir... viene a ser como hacer trampas, trampas pequeñitas o grandes... pero que si no te pillan te ayuda a tener mejor resultado, pero en el momento que se descubra que haces trampas... quita todo el mérito que hayas alcanzado realmente, porque ya todo es difuso y no sabes si es realmente mérito tuyo o realizado con trampas que no se llegaron a captar. Para esto suelo usar mucho el ejemplo de hacer un exámen. Si haces un exámen y sacas, por ejemplo un 10, digamos que tu profesor se hará una idea de tí, si haces varios exámenes y sacas en todos un 10. Irá reforzando esa idea que tiene de tí. Si por alguna razón, en el último exámen no has estudiado suficiente y sacas mala nota puede pensar que has tenido un bajón, sin embargo si en este último exámen, debido a que no has podido estudiar decides hacerte una chuleta y te pilla tu profesor. Éste perderá la confianza de toda tu trayectoria, y ya dudará de que todas tus buenas notas anteriores sean mérito tuyo. Una vez que te pillen, y todo el esfuerzo anterior tirado por la borda. Y para recuperar la imagen que tenían de tí, si es que puedes volver a recuperarla te costará muchísimo esfuerzo.

Con ésto no quiero contradecirme con eso de hacer las cosas por lo que piensen los demás. Sino cómo veo yo algunas conductas, o lo importantes que son para mí. Porque con el tiempo, algo que me parecía tan importante, como ser sincero, he visto que tiene poco valor. Cada día menos. Es cierto que no soy chica de valores clichés, y que muchas cosas me dan igual. Aveces me planteo si no debería revisar algunos de mis valores pasados de moda incluso para mí misma?

Realmente no, realmente sí que los voy revisando, pero digamos que me guío por la máxima de hacer las cosas que me hagan sentir mejor a mi misma.

1 comentario:

  1. Yo no tengo problemas con este tema. No miento, no me gusta y además se me notaría. No soporto que me mientan por no hacerme daño, para mi eso es cobardía realmente, o la mayoría de veces suele ser así.

    ResponderEliminar