jueves, 19 de febrero de 2009

Huye

Huye del dolor...aunque sin dolor la alegría no vendrá a ti.
Huye del peligro...aunque sin peligro, sin arriegar, no ganarás.
Huye, pero no dejes que los demonios te coman, aunque los demonios que te deboran sean la fuente de tu felicidad y tu infelicidad.
Huye...

7 comentarios:

  1. Que buena reflexión, tan contradicente como real, así es la vida!

    muaaaaaaaaaaaaaaaaks!

    ResponderEliminar
  2. Sí, qué sería de esta vida sin la eterna dualidad de las cosas?

    ResponderEliminar
  3. La atracción de los contrarios, sabemos que no apreciaríamos la felicidad sino conociesemos la tristeza.

    Muxuxxxx

    ResponderEliminar
  4. No se huye, una debe enfrentarse a esos demonios... porque aunque huyas estos te persigen...

    besotes de esta peke.

    pd. te espero como siempre por mi rincon con tu taza de cafe, si gustas...

    ResponderEliminar
  5. "AUNQUE SEAMOS MALDITAS", de Eugenia Rico.

    ResponderEliminar
  6. ...y en la observación de la ambivalencia,
    dos lunas enfrentadas:

    La Luna Nueva, que da paso al renacer de la Luna
    y la Luna Llena que, da paso al deshacer de la Luna.

    Y son la misma Luna y son distintas:
    La Luna Nueva que da paso al deshacer del cielo
    que deja de existir para existir esa porción de Luna,
    y la Luna Llena que, da paso al renacer de cielo,
    que dejó de existir tras la Luna.

    Y siendo Luna, principio y fin de sí misma.
    Siendo Luna consigo misma.
    Es la Luna que se hace y se deshace, en la
    inmensidad del firmamento...

    ResponderEliminar