miércoles, 28 de enero de 2009

Diáspora

Ahora que intento huir del dolor, marco una circunferencia para separarme. Miro a mi alrededor y no quiero volver a caer en los mismos errores que antes. Me mantengo a la espectativa...quiero ser cauta y no volver a caer. Veo las señales de humo e intento no salir en combate, te respondo, cauta.
Me repito a mi misma que el camino más fácil es pasito a pasito y asi lo hago. Camino lenta y espectante. No tengo prisa. No tengo prisa. No tengo prisa. No tengo prisa.
Tal vez las secuelas en mi interior de implicarme demasiado hacen que ahora quiera dejar pasar el tiempo antes de enseñar mis cartas.

2 comentarios:

  1. Es una actitud completamente lógica Laura. El dolor acaba por sumirnos en la reclusión, de la cual saldremos poquito a poco, picoteando la cáscara de huevo que nos envuelve y que nosotros mismos hemos creado.

    ResponderEliminar
  2. Amiga Laura,
    caer y tropezar es cosa normal,
    lo importante es levantarse para continuar y remediar.
    De los errores tb se aprende.
    El camino se hace al andar, al andar se hace el camino...
    Es cierto paso a paso se consigue lo que parece que no es posible..
    " La vida es larga pero el camino es corto"

    un saludo.

    ResponderEliminar